La sexualidad en el postparto

La sexualidad que experimenta una mujer durante el ciclo de reproducción (embarazo, parto y puerperio) sigue siendo un auténtico misterio para la mayoría. Culturalmente, se concibe el embarazo como un momento poco sexual en el que la mujer paradoxalmente se acerca más al símbolo de la virgen que al de la madre sexuada. Por otro lado, muchas parejas tienen miedo de hacer daño a la criatura o dificultar el embarazo. Sin embargo, la realidad difiere mucho de estas ideas, ya que el embarazo (siempre y cuando no sea de riesgo) es un momento de la vida de la mujer con una sexualidad genital muy intensa.

El útero, uno de los órganos más importantes en el deseo, la excitación y el orgasmo, aumenta espectacularmente de dimensiones y contiene un ser vivo que poco a poco va adquiriendo movimiento. La vagina y la vulva están lubricadas debido al gran tapón mucoso que cierra la entrada del útero y más abiertas e irrigadas a medida que evoluciona el embarazo. Todo lo anterior provoca un aumento de las sensaciones en esta zona y del deseo y placer sexual.

Durante los meses posteriores al parto, la mujer se zambulle en una intensa historia de amor con la criatura. Las precursoras de este idilio son las hormonas que se segregan justo después del parto y a través de la lactancia. La naturaleza es sabia y su objetivo es que la madre esté totalmente entregada a la protección y nutrición del recién nacido. La prolactina, responsable de la lactancia, es un inhibidor natural de la lívido adulta. De esta manera, la lívido la madre está dirigida hacia la criatura y su placer físico se centra en la estimulación de los pechos.

Todo lo anterior indica que la creencia generalizada de que después de la alta médica, cuarenta días después del parto, la vida sexual de la pareja volverá a ser “como antes” es totalmente ficticia. El deseo hacia la pareja adulta no volverá, y cuando lo haga será poquito a poco, hasta que volvamos a tener ciclos menstruales, o sea, unas tres semanas antes de la primera regla. Si se practica la lactancia a demanda, los ciclos menstruales no suelen aparecer antes de unos cuatro meses y en bastantes casos hasta más allá del primer aniversario.

Antes y después del nacimiento la pareja de la madre está igual, conmovida, emocionada, nerviosa, pero sin grandes cambios hormonales que afecten su sexualidad. Por lo tanto, en general las parejas esperan el momento de retomar la vida sexual que tenían antes del nacimiento. Esto sólo será posible si estamos dispuestos a esperar, escuchar y respetar los deseos del otro, y buscar maneras de conjugar ambas necesidades. Después de estos primeros meses, nuestra vida sexual habrá mejorado en las dimensiones del amor, la comunicación, la sensibilidad i la conciencia de útero y pechos, y las maneras de expresar nuestro deseo y afecto a través de vías más creativas, más allá de la penetración.

(Artículo de la Directa traducido al castellano)

Podéis escuchar una entrevista que me hicieron en Catalunya Radio sobre la sexualidad en el posparto en el siguiente link (es la del día 17 de octubre):

http://www.catradio.cat/seccio/3026/Mare-meva/programa/1356/La-tribu-de-Catalunya-Radio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo Reproductivo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La sexualidad en el postparto

  1. Pingback: Charla “La sexualitat en el postpart” | Viaje al Ciclo Menstrual

  2. Pingback: Charla “La sexualitat en el postpart” en La Pinya | Viaje al Ciclo Menstrual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s